Registrarse
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mi gordo corazón (cap. 01)
Jue Ago 25, 2016 9:00 pm por natiyami

» Hola de nuevo xD
Sáb Ago 20, 2016 8:30 pm por natiyami

» Foro Activo
Dom Feb 28, 2016 11:00 am por Katherina Kusanovic

» CDM Amor Dificil cap 1
Dom Feb 28, 2016 10:45 am por Katherina Kusanovic

» Despresento
Miér Feb 17, 2016 10:30 pm por Tyrion

» • Reglas del Foro •
Miér Feb 17, 2016 10:25 pm por Tyrion

» Hola! ... =/
Miér Feb 10, 2016 10:12 pm por Alois Trancy

» Cuando la humillación se convierte en obsesión +18
Lun Feb 08, 2016 8:14 pm por HazellUbeda

» Adivina el cosplay
Jue Ene 28, 2016 5:54 pm por Chesire

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Lun Ago 31, 2015 10:06 am.

Ángel Fallen cap 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ángel Fallen cap 3

Mensaje por Kurama el Miér Mar 07, 2012 8:10 pm

queridos amigos mios, les tengo malas noticias, estoy en epoca de examenes asique voy a andar poco por el foro, por esta semana sera mi ultimo aporte hasta la proxima semana, tal vez lunes o martes, espero que puedan esperar hasta el 4 capitulo (aun no lo termino por lo mismo motivos) mientras tanto, no pierdan las ganas de seguir leyendo, pues tengo el siguiente capitulo, asi que no se preocupen por ello, espero verlos la semana proxima, salu2 y disfruten el capitulo!

Capitulo 3:

-¡Chicos, levántense!, ¡¿acaso no me escuchan?! – se escucho una voz muy juvenil y gentil gritar al otro lado de la puerta del la habitación con algo de desesperación.

-¿Qué? –musite aun dominado por el sueño.

Abrí lentamente los ojos observando que estaba en una posición ciertamente cómoda, pero me tomo tiempo reincorporarme por el cansancio que aun se presentaba en mi cuerpo, sentí algo cálido contra mi pecho, baje un poco mi mirada y note que ahí estaba Ángela, apoyada en mi, y yo abrazado a ella, me sobresalte alejándome al mismo tiempo de su ser, mi corazón latía a mil, coloque mi mano sobre mi pecho y mis mejillas otra vez se volvieron a poner nuevamente de ese color rojizo pero en esta ocasión más intenso que antes, no me sentía en mis mejores condiciones, ¡en verdad me sentía enfermo!, entre cerré los ojos tratando de reponerme de la sorpresa que me di con esta extraña mujer, pero me maree un poco y casi me desmayo, pero antes de que eso ocurriera, escuche nuevamente esa voz angelical que daba golpes a la puerta de la habitación.

-¡Oigan, levántense! –creí que la puerta caería con la rudeza que Alicia le aplicaba a está.

-¿Qué sucede? – pregunte a su amiga al tiempo que observaba algo agitado a Ángela que estaba recostada sobre la cama aun dormida a pesar de todo el ruido que hacia Alicia para tratar de despertarnos a ambos.

- Ya está el desayuno, se están preparando para levantarse, ¿no es verdad?.

-Sí… danos unos minutos y bajaremos ambos para desayunar.

-Está bien, por favor apresúrense.

-Claro.

Me apresure a acomodarme la ropa, pero cuando me percate levantando la mirada, note que Ángela ya estaba despierta y sentada en la cama mirándome, me sorprendí, puesto que no la había visto levantarse, lo hizo de forma tan cautelosa que me puso un poco nervioso, en eso comencé a preguntarme si me había visto en mi anterior estado, entonces decidí hablarle debido a que ya me estaba planteando demasiadas preguntas y que el silencio ya se hacía algo insoportable.

-¿Has dormido bien Ángela? –trate de calmarme tomando de forma disimulada un poco de aire.

-¡Claro!, dormí muy bien, ¿vino Alicia, no?, vamos a desayunar todos juntos ahora. –me sonrió de forma tranquila y dulce, luego se quedo mirándome-

-¿Qué sucede?

-Necesito cambiarme, ¿me dejas a solas por favor?

- ¡Claro! –exclame un poco nervioso y tragando saliva, en verdad quería quedarme a ver como se cambiaba de ropa.
Proseguí a marcharme de la habitación cerrando la puerta detrás de mí mientras me apoyaba al debido tiempo mi espalda contra esta.

Me quede en esa posición, imaginándome, en como ella se desvestía, dejando atrás sus prendas, todo con la mas debida delicadeza como lo hace cada mujer al desvestirse sola, me quede un poco sumido en mis casi tan reales fantasías, ¿qué se supone que hacía?, ¡otra vez tengo dentro de mi mente y pecho incoherencias!, ¡¡detesto a los humanos!!.
Salía de mis delirios por fin y proseguí a bajar las largas escaleras.
Iba a esperar a Ángela, pero eso me incomodo, estoy irritado.


-¡Buenos días! –grito ella llena de energía y como si hubiera descansado toda la bendita noche.

-Buenos días… -dije con pocos ánimos, a esto Alicia hizo su primer comentario del día.

-Chicos, ¿han descansado bien?- nos sonrió luego de haber probado su cereal mientras se apreciaba como ella degustaba su desayuno con bastante placer.

-¡Sí!, ¿no es cierto?... –Ángela se puso en un leve estado de nervios cuando me hizo la pregunta, parecía que no sabía cómo dirigirse a mi desde lo que paso la anterior noche.

-Sí, y si no saben cómo llamarme díganme simplemente “ese”…-respondí sin siquiera sacar alguna expresión más que la disgustara aun más.

No había tocado el desayuno, no me agradable la comida humana, en verdad, no me agradaba, después me percate de la pregunta que ellas me hacían, decidí al fin de cuentas no contestar y me limite a que solo mis mejillas se tornaran de color carmesí nuevamente como cuando me desperté, en solo pensar en eso, esa sensación me traía pesar.

-¿Qué te pasa? –Ángela me miro con cara de preocupación y me toco el hombro.

- ¡Nada!, iré a tomar aire, ya termine de comer, gracias por el desayuno, estuvo bien…-dije nerviosamente y algo exaltado, mientras me levantaba de mi asiento logrando con ese movimiento que retirara ella su mano que estaba sobre mi hombro.

-Yo también termine, te acompaño – se levanto la querida Ángela casi de igual forma de su lugar, pero Alicia nos retuvo a ambos para decirnos algo importante.

-Esperen los dos, necesito comentarles que mi hermano Marshall vendrá hoy, y quería saber si, ¿ustedes podrían quedarse un día más para que lo puedan conocer?.

Me quede pensando en lo que dijo Alicia y luego nos miramos el uno al otro, entre Ángela y yo, a eso respondí.

-Ya veo, ¿y a que se dedica tu hermano? –Me volví a sentar solo para poder escuchar el relato de Alicia tratando de recobrar la calma que había hecho volar Ángela.

- El se dedica a estudiar el comportamiento humano, hace 5 años que se fue de mi país para poder estudiar eso, ahora el regresara por fin a su querida patria, que es justamente aquí, el valle desértico, bien no hay muchas personas que sepan de este sitio, pero siempre se percata algún viajero curioso por este mundo y logra dar con este majestuoso sitio. –nos sonrió con mucha ilusión y alegría, ¿podría decir que es la alegría?, no he conocido más que el placer de destruir a alguien a quien odio, pero… ¿Qué es realmente la alegría?.

Me pareció extraño que eligiera ese estudio su hermano a pesar de que tenía muchas otras opciones, y decidí averiguar si mis sospechas eran correctas, eso es debido a que hay varios demonios habitando en este mundo, posesionando cuerpos que no son suyos mucho antes de nacer para poder así ser nuestros más confiables aliados.

-Muy bien, nos quedaremos por algún tiempo mas, ¿no es así Ángela?-la mire detenidamente y sin ninguna expresión más en mi rostro, solo se veía fría calma.

-Genial, preparare una de las habitaciones –se levanto y recogió los platos.

Yo también estaba a punto de irme a mi momento a solas como lo tenía planeado, pero Ángela insistió en seguirme.

-No quiero que me sigas, por favor déjame solo, necesito aclarar mi mente…-la miré con calma tratando de no salirme del control que había ganado luego de todas las situaciones anteriores que pase conjunto a ella en horas del desayuno.

- Está bien,… lo entiendo, pero no tardes mucho.-me miro con una cara llena con un poco de toque de tristeza, cosa que me inquieto y incomodo al mismo tiempo, ¿otra vez a perder la calma?, me dije a mi mismo viéndola retirarse.

-Claro… -me retire afuera donde la nieve blanca caía con suma fuerza sobre mi cabeza, solté mi cabello largo y blanco liberándolo del agarre de mi cinta color negro, mi melena se entre mezclaban con la nieve que era del mismo color intenso. Al mismo tiempo pensaba, ¿qué podía hacer yo con lo que me estaba pasando?, debía buscar alguna manera de alejarme de ella.
Antes de terminar mis pensamientos, nuevamente escuche su melodiosa voz una vez más, la cual venia a buscarme de repente.

-¡Ese!, ¿aun quieres estar solo?, es que,…-llego corriendo y agitada por eso mismo, su rostro mostraba un poco de rubor mientras su aliento se veía por el frio que hacía.

- ¿A qué se debe tu estado, y por qué me interrumpes? – le dije con un tono un poco molesto.

- Yo… es que Alicia me dijo que viniera a avisarte que Marshall ya había llegado, dice el que desea hablar contigo… -suspiro pesadamente y mucho de su aliento caliente cubrió el aire helado.

-Muy bien, ahora enseguida iré a verlo, ve a la casa, estas demasiado desabrigada y te enfermaras así con facilidad… -mi mirada hacia ella cambio, no le encontré explicación hacia eso, no sé, creo que la miraba, ¿con piedad?, no puede ser, no me preocupo por nadie más, solo mi bienestar, mi egoísmo me mantiene en pie.
Inmediatamente ella me asintió y se fue de regreso a la casa, entonces me regrese con calma, al llegar a la vivienda vi a ese chico rubio de larga cabellera y ojos de color verde esmeralda, pero su apariencia no fue lo que me impresiono, mas su energía, su energía maligna que despedía de su propio ser, en ese momento me di cuenta de que no era de este mundo y que era uno de los míos.

-Chicos, les presento a mi hermano Marshall. – estiro su mano mostrándonos a su hermano.

-¡Mucho gusto! – Dijo Ángela con tal tono de emoción que me incomodo, y luego de notar el rubor en sus mejillas, me moleste bastante.

- El placer es mío,…-respondió el supuesto muchacho rubio y se inclino ante nosotros de forma muy elegante y a esto agrego.

- Tienes una amiga muy linda mi querida hermana Alicia.

- Gracias Marshall, ¿a que tiene razón Ángela?- río y miro a Ángela esbozando una sonrisa.

- Yo… -dijo titubeando al mismo tiempo que su rostro se tornaba rojo como los mismos pétalos de una rosa.
-mi hermano dice que los conoce a ambos y que desea hablar contigo para recordar buenos tiempos juntos. –nos sonrió de forma amable y opto por retirarse llevándose consigo a Ángela, que según parecía estar confundida por lo que Alicia había comentado, quedamos entonces así Marshall y yo, a solas en la habitación.

-Ya no tienes que fingir, tu energía claramente te delata quien eres…-Me miró con seriedad, dado que su presencia no me era de agrado ni me expresaba buenas noticias y entonces el río.

- Ahora que estamos solos podemos platicar tranquilos, ¿no es así, Syrkei? –esbozo una sonrisa que no tenía nada que ver con la amabilidad, si no que esta reflejaba lo que era realmente un ser con sed y necesidad de matar, de ver sangre.

-Sí, se puede saber, ¿qué haces aquí?, creí que mi padre te había mandado a una misión hace muchos años, ¿qué te trae a verme?

-Vengo a cumplir mi otra parte de mi misión, no es solo vigilar a los humanos, como ya te has dado cuenta.-se apoyo en la pared observándome sigilosamente con sus ojos que parecían reflejar la hoja verde de alguna planta carnívora.

-Habla de una maldita vez, no estoy de humor para tus artimañas.-lo mire algo molesto recordando lo que paso con Ángela, ¿estaba celoso?, me pregunte sin ninguna razón alguna, la cual, pareció que Marshall logro leer mis pensamientos.

- ¿Celoso por lo de hace rato no?, eso puede explicar solamente tu mirada de hace unos instantes, pero bien, iré al grano, tengo que advertirte de ciertas cosas que pueden poner en riesgo tu misión, pero la cuestión es, ¿estás listo? –me miro clavándome la mirada de la forma más fría posible, como prediciendo que no era capaz de lograr alguna Azaña similar, como imaginándome a mí mismo indefenso en un rincón estando a punto de atravesarme con algún objeto contundente.

- ¿Dudas de mi, Agalariept?.- dije su verdadero nombre, el era un gran general infernal, poseía el poder de revelar cualquier secreto oculto, era considerado un gran enemigo y muchos le temían en el inframundo, varias veces lucho contra mí en aquellos agitantes entrenamientos que mi padre me hacía retomar, nunca lucho enserio contra mi ser, solo creo que conocí un tercio de su poder, no me convenía tenerlo de enemigo, así que no me enfade por su comentario inapropiado y insolente que uso contra mí en ese momento.

- No, solo necesito saber si estas realmente listo.

-Si lo estoy.-le respondí un poco fastidiado de sus repugnantes preguntas, pero más me inquietaba su presencia, me ahogaba.

-Siendo así entonces, escucha bien mis palabras, siendo que si te niegas a seguirlas al pie de la letra entonces pondrás en peligro el equilibrio entre el bien y el mal, primero que nada, no te entrometas de ninguna forma con esa chica llamada Ángela.

-¿Qué?, ¡es tan solo una asquerosa humana más! – me impresione por sus palabras, no pensé que ella tuviera algo que ver con mi misión, al mismo tiempo que me dijo eso, mi ser reacciono de tal forma pensando en que no podría poseer su cuerpo al fin de cuentas, eso me inquieto, de alguna manera, y luego cuando me imagine la idea de separarme de ella, algo aun más profundo surgió, sentí una fuerte punzada en mi pecho, pero no hice movimiento alguno y trate de asimilarlo lo mejor que pude, lo único que surgió de mi ser, fue una pequeña gota de sudor que bajo por mi frente y se deslizo por un costado de mi rostro.

-Sí, pero eso no quiere decir que no sea peligrosa.

-Entiendo, si no tienes nada más que decirme me marcho.-me dirigí hacia la puerta con paso algo acelerado, no aguantaba escuchar mas tonterías salir de sus labios.

-No, espera, a medida que viajes deberás de tener cuidado con varios demonios y ángeles que desean verlos muertos a ambos, a ti y Ángela.

-¿A mí y a ella?...-me quede sumamente extrañado, ¿sería una especie de estrategia para convencerme de que no la lleve conmigo?, lamentablemente para el yo no caigo en esos trucos de segunda mano.

-Claro, si planeas irte con ella, cosa que tal vez no dude que hagas, la colocaras en el mismo peligro que a ti, recuerda eso.-me miro con cierto desagrado, pero luego puso pose pensativa y sonrió elegantemente como anunciando ya su segura victoria ante mí, sobre su razonamiento, la verdad, tenía razón, planeaba llevármela lejos y entonces reí a todo pulmón.

- Como si fuera a proteger a esa asquerosa humana, solo será un juguete para mi, ya veras, no tengo ni un solo apego por ella, nada, ¡no siento nada!, soy el demonio más cruel y despiadado, ¡soy peor que mi mismo padre!.-lo mire desafiante, con mis ojos casi encendidos en llamas, quise demostrarle que esa mirada era una advertencia para que no se metiera en donde no lo llamaban, sus ya insoportable faltas me hacían doler la cabeza.

-Muy bien, si te crees capaz de hacer tal cosa entonces te deseo suerte en tu camino. Hasta aquí ah llegado nuestra charla.- dijo casi riéndose con maldad, sabiendo lo que deseaba hacer, y si lo hacía, posiblemente desafiaría a mi padre, pero no me importaba en ese momento, no le tome importancia a lo que dijo de no llevarla conmigo, hice todo lo contrario posiblemente a todo lo que me dijo.

-Entiendo, es hora de retirarme debidamente Agalariept, fue un gusto volverte a ver luego de 5 largos años, aunque en el infierno esos son días.- reí con algo de esfuerzo.

-Claro, de igual forma.-dijo con pleno placer en sus palabras.

Me dirigí a la puerta abriéndola, y de sorpresa cayó al suelo dentro de la habitación Ángela, estaba detrás de la puerta escuchando de lo que hablábamos, me enoje demasiado en verdad, entonces la mire con frialdad y me dirigí a ella con tono cruel.

-¿Qué hacías detrás de la puerta?, más vale que tengas una respuesta coherente.

-Sí, perdona, yo me había apoyado un poco en la puerta para abrirla y luego llamarte, pero lo hiciste antes que yo –se tocaba la cabeza de forma distraída mientras me miraba sacando la lengua riéndose un poco, pensé en ese momento que se veía de forma un tanto estúpida, pero de alguna manera atrayente, no pude evitar sonrojarme ligeramente ante ella, entonces debido a ese accidente, decidí perdonar su pequeño atrevimiento.

- Está bien, por cierto, nos iremos antes de lo previsto, prepara todo, ¿si Ángela?-pase a un lado ella y le deje palabras en la boca.

-…-claramente Agalariept no tenía nada que decirme pero, su mirada expresaba otras ideas demás, se quedo en la habitación junto a la chimenea, mientras que Ángela se dirigió a preparar todo lo que era necesario para el inquietante viaje que estaría por continuar.

Ángela siguió mi orden al pie de la letra, nos despedimos de Alicia y su supuesto hermano, con nuestras ropas normales, por lo menos, para nosotros, proseguimos a seguir nuestro viaje, ¿Por qué digo nuestro?, se imaginaran ustedes que decisión final he tomado.

-¿A dónde vamos ese? –me miro de forma curiosa con sus ojos de color azul cielo, en eso le conteste.

-No te importa Ángela…-dije con voz calma mientras caminaba a su lado a paso firme.

-Está bien… -dijo de forma indignada bajando la cabeza, pero no tenia ellas intenciones de dejar la charla hasta ahí.

-Oye, ¿te sucede algo?-me detuve a observar lo que le pasaba.

-Nada, solo que pensaba como debería de ser tu nombre.-me esbozo una sonrisa muy dulce, me logro tentar, y entonces le dije.

-Sabes que aun no pienso decirte mi nombre, pero…puedo pensarlo si tú me das lo que te he pedido de un principio.- me puse frente a ella y le tome su mano sin permiso alguno, ella se salió un poco de sí y se sonrojo bajando la mirada a lo que ella me contesto.

-Me da mucha curiosidad saber tu nombre, bueno, no me importa que me beses, solo es un beso, ¿no?.-se puso aun más nerviosa y cerró los ojos ante mí, no iba a desaprovechar la oportunidad que me daba de tocar sus labios, de saborearlos, quería sentirla, completamente.

- Déjate llevar, déjame llevarte al verdadero paraíso infernal.-lentamente fui acercándome a sus labios mientras en un pequeño movimiento la tomaba de la cintura con delicadeza, pero lo que no sabía por la gran distracción que me llevaba que algo se ocultaba entre las sombra del atardecer.

Kurama

Masculino Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 02/03/2012
Edad : 26
Personaje Favorito : Kanda/ kagome/ sawako

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Fallen cap 3

Mensaje por kana el Miér Mar 07, 2012 9:50 pm

dile tu nombre de una vez!!!
....mucha emoción....
que mala pata lo de tus examenes
esperare los siguientes capis con ansias :D
asi que ni se te ocurra botar el fic
te dejo karmita

kana

Femenino Mensajes : 288
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Edad : 20
Localización : donde el sol no me desgarre los ojos y el dolor no me destroze el corazon
Personaje Favorito : Sasuke, Itachi, Sai, MIhara, Kaname, Yuuki, Zero, kira, L, sakura kinomoto, shaoran li, ciel phantomhive, alois trancy, usui takumi, ayuzawa misaki, sohma yuuki, sohma haru

Ver perfil de usuario http://tomari-gakuen.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Fallen cap 3

Mensaje por Animes_girl el Jue Mar 08, 2012 12:41 am

me gusto mucho mucho
ya quiero saber si el beso se concretara n_n

______________________________________

Los Clubs en los que estoy OwO
Spoiler:





Si te gustan los Fanfics y Animes como a mi visitanos OwO:

http://www.otakusandfanfics.com

Tambien en Facebook

http://www.facebook.com/Otakus.and.Fanfic?success=1
Te esperamos!!!!!!!!

Animes_girl
ADMIN
ADMIN

Femenino Mensajes : 3536
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Personaje Favorito : Alexander Nikolaevich Hell, Ciel Phantomhive, Echizen Ryoma, Elle Lawliet, Inuyasha, Killua Zaoldyek, Sasuke Uchiha, Saotome Ranma, Toshiro Hitsugaya, and more OwO (mis ones nwn ♥ Klauh-one-sama ♥ y ♥ kokoa-one-chan ♥ )

Ver perfil de usuario http://www.otakusandfanfics.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Fallen cap 3

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:08 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.