Registrarse
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mi gordo corazón (cap. 01)
Jue Ago 25, 2016 9:00 pm por natiyami

» Hola de nuevo xD
Sáb Ago 20, 2016 8:30 pm por natiyami

» Foro Activo
Dom Feb 28, 2016 11:00 am por Katherina Kusanovic

» CDM Amor Dificil cap 1
Dom Feb 28, 2016 10:45 am por Katherina Kusanovic

» Despresento
Miér Feb 17, 2016 10:30 pm por Tyrion

» • Reglas del Foro •
Miér Feb 17, 2016 10:25 pm por Tyrion

» Hola! ... =/
Miér Feb 10, 2016 10:12 pm por Alois Trancy

» Cuando la humillación se convierte en obsesión +18
Lun Feb 08, 2016 8:14 pm por HazellUbeda

» Adivina el cosplay
Jue Ene 28, 2016 5:54 pm por Chesire

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Lun Ago 31, 2015 10:06 am.

Ninja Code(3)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ninja Code(3)

Mensaje por Fera01 el Jue Mar 08, 2012 7:57 pm

Ninja Code(3): “Trust in me”



---------------------------------------------------
Afueras de Nuram.



Frente a los tres shinobis que habían sido reunidos por extrañas circunstancias, se encontraba un cuarto ninja, que parecía ser mucho más experimentado que ellos. El viento soplaba fuerte, y Katsudon no dejaba de observar muy detenidamente a los ninjas que se encontraban frente a él. Eran tan distintos entre sí, pero la mentalidad de ayudar a otros y hacer lo correcto parecía estar en cada uno de ellos.



-Así que estos son los tres shinobis que ayudaron a defender la villa… –Pensó Katsudon, frunciendo el seño- Estrella, lluvia y roca. He, si no fueran por sus protectores diría que son un equipo ninja en entrenamiento……un equipo……

- Entonces, ese sujeto de la villa….. -Decía Gerard a los demás.

-Resultó ser un ninja muy experimentado –Agregó Gary.

-No solo eso –Dijo Bonade, desviando su mirada hacia otro lado- Nos salvó de morir ante aquel ataque, creo…..

-Eh…..disculpe, ¿Katsudon-san? –Se dirigió Gary a Katsudon, quien aún se encontraba meditando sobre ellos.

-¿Ah? Oh, disculpen. Creo que me quedé en trance haha.

-Pues…… gracias por salvarnos –Expresó Gerard- Me parece increíble que sea un Jounin de Konoha.

-Sí, y pensar que nosotros veníamos a salvarlo a usted, hehe –Dijo Bonade- No importa, es hora de que me retire…..

-No te ofendas, pero ya sabemos lo que ocurrió la última vez que hiciste eso –Agregó Katsudon, pensando detenidamente las cosas- Por favor, acompáñenme a Nuram, los tres, la villa estará muy agradecida de recibirlos como sus invitados.

-No sé…… -Dijo Bonade, buscando una excusa para no ir.

-Pues por mí está bien, ¿qué opinas amigo? –Preguntó Gary a Gerard, quien expresó un gesto de aprobación seguido por una sonrisa.

-Vayamos…..


No tardaron mucho en llegar a lo que quedaba de la villa Nuram, la cual había vuelto poco a poco a la normalidad. Los habitantes ya se encontraban trabajando en la reconstrucción de la villa y con la ayuda de Katsudon y el equipo de shinobis, no tardaría mucho para que las cosas pronto volvieran a la normalidad. Katsudon reunió a la gente de la villa para ofrecerles sus más humildes disculpas, pues a todos les había negado el conocimiento de que él era un ninja formado en una aldea lejana a Nuram.


Estaba atardeciendo. Los tres shinobis miraron desconcertados a Katsudon, quien siendo un poderoso Jounin capaz de vencer a aquel sujeto que los intentó aniquilar, se mostraba arrodillado ante aquellas personas inocentes implorando por su perdón. Fue cuando Illi-chan, la anciana que vivía junto a él en la villa, se acercó para levantarlo y decir que al contrario, ellos le estaban agradecido a él y a los demás ninjas por haber actuado a favor de Nuram y que entendían el hecho de haber ocultado su identidad de ninja. Más no solo eso, ya que al caer la noche, todos en la villa detuvieron sus actividades y se dispusieron a hacer una fiesta en honor a los cuatro ninjas que habían salvado a Nuram y a sus personas.


La fiesta comenzó. Entre música, baile, comida y demás, la gente se mostraba feliz después de lo que había sido un horrible día. Finalmente, todo había salido bien. Fue de rato, cuando Illi-chan se acercó a Katsudon quien bebía jugo y comía junto a la mesa de aperitivos:



-Veo que aún te gusta la comida que preparo –Expresó la anciana, mostrando una sonrisa.

-Es la mejor que hay en toda Nuram, hehe –Respondió Katsudon- Además, fue su sazón el que probé por primera vez al llegar a la villa. Recuerdo que me abrió las puertas de su casa……

-No tienes que agradecer –Agregó Illi-chan, para voltear y ver hacia los tres shinobis que se encontraban fuera del círculo central de la fiesta- Esos muchachos, parecen ser buenas personas, ¿no crees?

-Sí, pienso lo mismo……



Mientras tanto, Gary vio a la shinobi de cabello rojizo quien se encontraba sentada frente a una gran fogata ubicada en el centro de la villa, realizando unos apuntes. Se acercó a ella para conversar, pero justo cuando se sentó a su lado, ella lo miró a los ojos por un par de segundos para después tomar sus cosas e irse. Sin saber que había pasado, Gary tan solo bajó la mirada y luego miró el fuego:

-No te apures, hace unos minutos me hizo lo mismo –Se acercó Gerard para sentarse a su lado- Le dije “hola” y se fue.

-Hehe….¿pero cuál será su problema? Desde la primera vez que la vimos se comporta así.

-¿Crees que le caemos mal por meternos en sus asuntos? –Preguntó Gerard, mientras que la miraban alejarse.

-Eso…..o estamos bien feos, haha.

-Hahahaha



Pasó el tiempo y ambos ninjas empezaron a conocerse más, contando sobre los lugares de donde provenían y detalles muy generalizados sobre sus técnicas y armas. Una vez más miraron a Bonade realizar apuntes sobre unos pergaminos, y tras ponerse de acuerdo decidieron acercarse a ella una vez más, esperando que esta vez no fuese a ser tan cortante con ellos:



-Hola Bonade, ¿qué haces? –Preguntó Gary, quien junto con Gerard se sentaron a un lado de ella.

-Hago una investigación –Respondió de una forma muy seca.

-¿Investigación, y de qué? –Preguntó Gerard, mostrando interés.

-……No sé por que fingen tanto interés. Pronto me iré y es probable que no los vuelva a ver de nuevo –Se puso de pie y se alejó una vez más. Gerard y Gary se miraron entre sí, al no saber qué había pasado.

-No tienes por que actuar tan…… -Decía Gary.

-¿Tan…..qué? –Bonade dio media vuelta hacia ellos- Tú no entiendes…….

-¿No entender qué? ¿Qué te caemos mal por algo? Tan solo dilo y ya….. –Dijo finalmente Gerard.



Bonade estaba seria y enojada. Inmediatamente se alejó de ahí para ir por sus demás cosas y prepararse e irse de ahí lo más pronto posible. Terminó de preparar todo y al dar media vuelta, frente a ella, estaba Katsudon, mostrando interés y bloqueándole de alguna manera el camino:
-¿Ocurre algo, Bonade? –Preguntó Katsudon.

-Nada, muchas gracias por la fiesta y todo eso pero es hora de irme.

-¿Y por qué?

-Pues…..me mandaron de mi aldea a realizar varias investigaciones……..y voy atrasada.

-Vaya…..así que eres una ninja investigadora –Dijo Katsudon, asombrado.

-Sí, lo soy……y por su sorpresa, debe saber que es algo importante y no puedo retrasarme con mi misión.

-Sí, es algo notorio. Pero si mal no recuerdo, los shinobis de investigación tienen mucho tiempo para realizar sus investigaciones y no cuentan con un tiempo definido de cláusula. Y casi siempre, tales ninjas son muy……….

-Por favor, no lo diga….. –Fue cuando bajó la mirada.

-Bonade…… -Katsudon la tomó del hombro y la apartó un poco de la gente para platicar a gusto- Pareces ser una shinobi muy dedicada de la aldea de la estrella……

-Usted es un gran shinobi –Agregó Bonade, mirando hacia otro lado- Y por lo tanto, debe saber que la aldea de la estrella no es ni reconocida como una aldea en sí, a pesar de tener grandes y poderoso shinobis. ¿Sabe lo que se siente pertenecer a un lugar al que los demás lo desprecian, como si fuese un lugar inferior sin siquiera detenerse a ver que hay más que prejuicios?

-Sé a lo que te refieres, Bonade……. –Dijo Katsudon, mientras que miraba como unos arbustos cercanos se movían de una manera casi imperceptible.

-No estoy acostumbrada a trabajar en equipo. Nunca fue así……

-Esos dos shinobis, Gerard y Gary…….son buenas personas, lo puedo ver.

-………Usted sabe que los ninjas de investigación suelen nunca haber tenido un equipo –Dijo Bonade, mirando a Katsudon quien bajó la mirada- Yo tuve tres equipos diferentes, y en cada uno de ellos fui retirada……..tal vez no era lo suficientemente buena, tal vez actuaba de manera cortante y quería hacerlo todo yo, no sé……Era de las mejores en la academia, y nunca necesité la ayuda de otro………

-Es trabajo en equipo y unión, Bonade……eso es lo que hace a un equipo –Expresó Katsudon.

-Desde pequeña siempre fui apartada, rechazada por los propios niños de la academia. A pesar de ser una de las mejores, nunca nadie se me acercaba ni se preocupaba si me encontraba bien, si estaba triste o si necesitaba algo……..¡¿Sabe lo que se siente ser rechazada en un lugar, el cual ya es marginado por un mundo más grande?!........

-………….ya, salgan de ahí –Mencionó Katsudon, mirando hacia los arbustos.



De la maleza oscurecida por la noche, Gerard y Gary salieron lentamente hacia donde estaban Bonade y Katsudon, con una mirada de vergüenza. Era obvio que estaban espiando la plática y que fallaron en permanecer escondidos. Bonade, al ver esto, tan solo bajó la mirada y se mostró avergonzada por lo que había dicho y más, por quienes lo habían escuchado.


-Es mala educación escuchar conversaciones ajenas fuera de una misión ninja……. –Expresó Katsudon. Los dos guardaron silencio.

-¿Ve a lo que me refiero? –Dijo Bonade, para después alejarse rumbo a la fiesta, dejar sus cosas y sentarse frente al fuego para meditar.

-Bonade ha sido lastimada desde su infancia. Al menos deberían respetar eso –Expresó Katsudon- Ustedes mismos la escucharon. Tal vez ya entiendan el por qué no es tan social, le gusta hacer las cosas sin ayuda…….por que nunca nadie tuvo la dignidad de ayudarla…….

-Entendemos….. –Expresó Gerard.

-Cada quien carga con su propio pasado, recuérdenlo……



Los dos ninjas se alejaron hacia la fiesta, dejando a Katsudon en soledad. Esos tres ninjas eran tan diferentes entre sí, y sabía que Bonade no era la única que había sufrido, ya que podía ver tras las expresiones de Gerard y Gary que ellos, de alguna manera, también cargaban con un misterioso pasado que los atormentaba en cierta forma. Gary pensó sobre lo que había escuchado por parte de Bonade y, a pesar de que se vería muy insistente y hasta cierto punto terco, decidió hacer un último esfuerzo. Caminó lentamente hacia la fogata para colocar su gran garra metálica justo a lado de Bonade:


-Discúlpame si Gerard y yo nos comportamos de esa manera. Pero debo decirte, que en cierta manera te entiendo.

-¿Ah?

-Vengo de la aldea de la lluvia. Como ninja investigadora, sabrás más que nadie que mi aldea tiene muchos conflictos internos. Es difícil crecer en un lugar donde el peligro de, no solo otras aldeas, sino de la misma aldea de la lluvia en sí, esta latente en cada día que transcurre. Es difícil encontrar personas que te apoyen en un lugar en el que sus mismos habitantes no se apoyan entre sí. Casi no existen personas que merezcan salvar en el ese lugar y así como tú, yo también tengo que viajar solo……..

-……….

-Yo también pido disculpas, Bonade –Expresó Gerard, acercándose y dejando su espada justamente a un lado de la garra de Gary- Tampoco he tenido un equipo y mi vida ha estado en manos de muchos errores, algunos míos y otros que el destino decidió imponerme. Somos shinobis que hemos sido afectados de alguna u otra manera……..

-Supongo que…..debemos apoyarnos entre nosotros, pues de lo contrario, ¿quién lo hará? –Agregó Gary, mirando la garra metálica.

-Supongo……que tienen razón –Expresó finalmente Bonade.



El Jounin de Konoha pudo escuchar lo que platicaban los tres shinobis. Era probable que ellos tres habían sufrido mucho en su vida, y a pesar de eso, aún parecían tener un pensamiento protector por el bien de los demás. Desde entonces, Katsudon estuvo meditando toda la noche, reflexionando arduamente sobre esos tres shinobis y sobre el misterioso destino que los había decidido unir. Fue cuando llegó a una última decisión, justo cuando el amanecer estaba por llegar.


-------------------------------------------------------------------------
Mañana siguiente.
6:00 am.


Los tres shinobis invitados habían dormido en diferentes habitaciones patrocinadas por los habitantes de Nuram, como otra muestra de su agradecimiento. A las seis de la mañana del día siguiente, Katsudon fue a despertarlos a cada uno de ellos, diciéndoles que por favor lo siguieran. La villa aún dormía cuando los cuatro ninjas se encontraban en las afueras de Nuram; mientras tanto, en la entrada de la casa de Illi-san se encontraba una pequeña carta escrita por el mismo Katsudon.


-Es temprano –Expresó Gerard.

-Si nos quiere correr lo hubiera dicho antes –Agregó Gary tras un bostezo. Nadie se percató que Bonade había expresado una ligera sonrisa ante aquel comentario.

-No, no los estoy corriendo –Respondió Katsudon tras una risa, quien portaba sus ropas de ninja- Al contrario……..yo también me voy. Como sabrán, Nuram es una pequeña villa neutral……


Mientras tanto, en su casa, Illi-san tomaba la carta que Katsudon le había dejado muy temprano. La abrió y rápidamente pudo reconocer la letra de su vecino, y tras leerla, su rostro se llenó de seriedad y tristeza: “Querida Illi-san, creo que ya sabe de lo que trata esta carta. Me despido de este hermoso lugar, para protegerlo de cualquier amenaza. Si las naciones que rodean este lugar se enteran de la presencia de un shinobi en Nuram, la actividad neutral se podría poner en riesgo. No me queda más que agradecer todas y cada una de las cosas que hizo por mí desde que llegué a este lugar, fue como una madre para mí y se lo agradezco como a nadie. Sabe que las despedidas no son lo mío, y tan solo me harían sufrir más en esta partida. Espero verla de nuevo algún día, y que la paz de Nuram y mi bendición estén con usted por siempre. Katsudon”.



-Gracias, Katsudon…..tu eres como el hijo que nunca tuve…… -Expresó, dejando caer una lágrima sobre su mejilla.


Los shinobis caminaron hacia los límites de Nuram, abriéndose paso entre un sendero lleno de tierra que posteriormente los llevó hacia un camino dividido en tres. Ahí, Katsudon se detuvo: los tres shinobis no sabían que estaba pasando, ellos pensaban que cada uno tomaría un rumbo distinto, hasta que Katsudon dio media vuelta hacia ellos y los miró fijamente.



-He pensado en mucho, y he llegado a una conclusión –Expresó Katsudon- Y hacen un buen equipo. Por lo que he visto, sé que ninguno de ustedes tiene un equipo ninja. También pude darme cuenta de que los tres aún son gennin……

-Gracias, supongo –Respondió Bonade.

-Sus habilidades son prometedoras y como casi por suerte o algo más, sus técnicas complementan las de los demás pero……aún les falta mucho por aprender……..es por eso…….

-¿Qué nos quiere decir? –Preguntó Gerard, mirando a Gary quien también se mostraba consternado.

-Han pasado por mucho en sus vidas y no necesariamente les pido que las mencionen. Así es la vida de un shinobi. Aún así deciden hacer las cosas correctas por los demás, inclusive sobrepasando los límites de sus propias aldeas…….y no todos tienen esa mentalidad, lamentablemente. Ayudar a las personas sin importar el lugar o la aldea a la que pertenezcan, es una ideología de respetar, algo que reconozco y comparto; sin embargo, sus habilidades necesitan mejorar para poder defender a quienes lo necesiten y es por eso…… que les ofrezco mis conocimientos y mi ayuda……para ser su sensei.



Los tres shinobis se quedaron asombrados. ¿Era en verdad lo que decía, que se ofrecía a ser su sensei? Ninguno de ellos no sabía que responder pues, ya era extraño que tres ninjas de diferentes aldeas se estuvieran relacionando, y tener a un sensei de una aldea lejana era aún más desconcertante:



-¿No está prohibido, compartir técnicas a ninjas de otras aldeas? –Preguntó Gerard.

-Sí, ¿qué diría Konoha a eso? –Agregó Gary.

-Soy un shinobi que comparte sus ideas. A pesar de que las personas a las que amo y protejo están en un lugar, debo hacer lo posible para defender a cualquiera que lo necesite, aún y cuando eso implique sobrepasar las líneas imaginarias que dividen a las aldeas……y sé, que ustedes lo comprenden. No los obligaré a nada, así que es su decisión.

-Pues….. –Gerard dio un paso al frente- Nunca antes he tenido un sensei en cierta forma, y creo que usted es alguien que podría enseñarme mucho. Con todo respeto, acepto su propuesta.

-Si, yo también –Agregó Gary- Usted es una buena persona, es algo que pude descubrir en poco tiempo. Estaría honrado, en verdad.

-Gracias…….significa mucho para mí –Expresó Katsudon, para después mirar a Bonade.

-S-supongo…..que, mi investigación puede esperar.

-Vaya, les agradezco a los tres…..en verdad. De hoy en adelante, me convertiré en su sensei y les enseñaré para que puedan hacerse más fuertes en la vida y no solo eso……para convertirlos en un verdadero equipo.

-Muchas gracias, Katsudon-sensei.





CONTINUARÁ…………..

Fera01

Masculino Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Localización : Aldea de la lluvia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.