Registrarse
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» No se como pero Regrese (?)
Vie Feb 10, 2017 12:56 am por miyu yami

» Hola, Otra vez~
Dom Ene 22, 2017 1:35 am por yuki-chan~

» Mi gordo corazón (cap. 01)
Jue Ago 25, 2016 9:00 pm por natiyami

» Hola de nuevo xD
Sáb Ago 20, 2016 8:30 pm por natiyami

» Foro Activo
Dom Feb 28, 2016 11:00 am por Katherina Kusanovic

» CDM Amor Dificil cap 1
Dom Feb 28, 2016 10:45 am por Katherina Kusanovic

» Despresento
Miér Feb 17, 2016 10:30 pm por Tyrion

» • Reglas del Foro •
Miér Feb 17, 2016 10:25 pm por Tyrion

» Hola! ... =/
Miér Feb 10, 2016 10:12 pm por Alois Trancy

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Lun Ago 31, 2015 10:06 am.

Ángel Fallen cap 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ángel Fallen cap 4

Mensaje por Kurama el Lun Mar 12, 2012 10:05 pm

Hola gente, gracias por la espera de angel fallen xD, ahora mismo les traigo el capitulo 4, el 5 lo tengo pero sera para la semana que viene (en pocas palabras el lunes) ahora les dejo como les prometi el capitulo 4 espero que disfruten y que se lleven nuevas emociones con este nuevo capitulo, nos vemos TAM y gracias por leer Wink

Capitulo 4:
Sentí como algo peligrosamente avanzaba hacia nosotros, inmediatamente aparte a Ángela evitando el beso, maldije un momento la situación, ella cayó al suelo al mismo tiempo que vi pasar frente a mí con una forma oscura y oscilante algo que se clavo en el piso de granos dorados, afortunadamente logre esquivarlo unas milésimas de segundos antes, pero yo no parecía ser el objetivo de ese disparo, mire bien lo que nos habían arrojado, eran una agujas de plata, tres que destellaban con la luz del atardecer, me puse serio en ese instante pues estaba muy cerca de haber logrado lo que mas anhelaba, ¡me arrebataron esa gran oportunidad que tanto codiciaba!, entonces gire mi cuerpo hacia el lugar más próximo que creí yacía el culpable, estaba lleno de ira buscando al causante. Frente a mi comportamiento Ángela me replico algo confundida y un poco molesta por haberla empujado, era realmente necesario lo que había hecho.

-¿¡Por qué me has empujado!?. – inmediatamente llego a alcanzar a apreciar las agujas que yacían clavadas en la caliente arena, se puso un poco pálida, muy posiblemente del miedo.

-¡Cállate Ángela estoy tratando de encontrar algo!.-logre divisar una cosa entre unas de las pequeñas montañas de arena donde el crepúsculo lograba marcar una sombra a la perfección, abrí los ojos algo sorprendido, pensé en alguien en especifico, ¿podría ser?, me pregunte impresionado, ¿estarían tratando de traicionarme aquellos en los cuales confíe alguna vez?, otra vez me interrogue a mi mismo sin hallar respuesta alguna mientras veía como esa silueta desaparecía entre las tinieblas que brinda este mismo desierto, me quede en un lapso de tiempo indefinido mirando aquella cumbre, hasta que Ángela me tomo del hombro y me sacudió suavemente sacándome del gran shock que había sufrido.

-¿Estás bien ese?.- musito en casi un suspiro, fueron tan gratas sus palabras que abrí los ojos de inmediato despejándome de la opacidad de mi mente y le respondí como era debido.

-Estoy bien, vamos a seguir adelante, tengo que hablar con una persona importante.- aun no podía decirle nada, tenía la ligera idea de contarle sobre lo que realmente eran mis orígenes, pero creo que temo que no lo acepte, así que opte por abstenerme aquella oportunidad.

Caminamos por lo que se podría decir era un sendero muy largo de tono anaranjado que nos brindaba la noche gracias al maravillo pequeño sol blanco que iluminaba plenamente nuestras cabezas, llegamos a un lugar desolado en medio del desierto, pero no estaba tan vacio como parecía estarlo, podía apreciarse en medio de este abandonado lugar una casa oscura donde solo se alcanzaba a ver el resplandor de las ventanas ámbar, pero no era como los demás hogares que habíamos visto alguna vez, nos acercamos a esta misma, Ángela se aproximo a las paredes para mirarlas con más detalle, coloco su mano sin apoyar completamente su palma sintiendo el frio muro con la yema de los dedos, en ese momento diviso las infinitas estrellas que estaban dibujadas en este, el muro desde la distancia se veía más sombrío pero de cerca se podía apreciar su piel grisácea, los pequeños astros que estaban estampados en él se mostraban con la más fría penumbra que jamás se haya podido imaginar hombre alguno de este reservado mundo, tome a Ángela de su hombro y la lleve sobre pasando las flores donde ella estaba parada evitando siquiera rosarlas hasta llegar a la majestuosa entrada que inmóvil posaba ante nosotros, proseguí a llamar a la puerta. Desde atrás de esta misma un muchacho de cabello largo mucho más que el mío, parecido a la noche, con la misma tonalidad de ojos que los míos abrió la puerta.

-¿Qué desean?. – pronuncio estas suaves palabras mientras se colocaba frente al gran cobertizo con una voz no muy diferente a la mía pero un poco más madura y varonil.

-Hola, ¿Cómo estas sean?, tanto tiempo sin verte.- lo mire con calma inmediatamente note que no puso mucha atención a mis palabras, dirigió su mirada directamente hacia Ángela, parece que su presencia le desconcertaba, claramente vi una gota de sudor recorrer su mejilla hasta bajar por su barbilla cayendo por esta misma, se veía sacado de su persona, entonces volví a preguntarle para despertarlo de aquello que lo dominaba con algo de rabia.

-¡Oye, Sean!, ¿me estas escuchando? – dirigiéndome otra vez, pero en este caso entre dientes y algo furioso, no entendí el porqué de mi enojo, pero sí que estaba lleno de ira pura.

-¿Acaso no la puedo mirar?- recobro su estasis casi de forma inmediata y me observo de forma muy penetrante, con algo de indiferencia.

-¿Qué quieres decir con eso?- trataba de contenerme pero me resultaba muy difícil.

-Es lo mismo que me preguntaba yo, no deberías ponerte celoso si la miro.-me ojeo con casi los mismos sentimientos, me sentí incomodo y avergonzado por sus palabras.

-¡¿Qué dices?!, ¡no estoy celoso!- con impotencia me destine a él nuevamente, mis mejillas volvieron a poseer ese color bermellón nuevamente sin darme cuenta de ello, lo vi cruzarse de brazos y desviar la mirada a otro sitio con lo cual protesto.

-Ya deja de referirte a tonterías y pasa a mi hogar, ¿o prefieres hablar con el aire desértico que posiblemente es mejor compañía para ti?, me imagino que no, y que deseas acudir a mi por tus propias razones, ¿no es así?, terminemos de una vez con la dichosa odisea.-al terminar de producir semejantes dichosas palabras le permitió a Ángela pasar antes que yo, él la observo y cerró los ojos como si estuviera sintiendo el perfume a flores primaverales cuya proveniencia era de ella misma, lo note y me hizo sentir mucha más cólera que antes, fije mi vista hacia él, noto mi presencia y me miro a los ojos, pude sentir su energía densamente maligna, era de esperarse de uno de los que estaban bajo el mandato de mi padre.
Querida Ángela, no hay nadie más que pueda posar sus manos sobre ti o más digno a hacerlo que yo mismo, pronuncie esto en mi interior sin darme cuenta y atravesé la entrada, nos reunimos en la sala de estar, muy decorada con los más finos muebles que ni yo mismo podía describir a tal perfección.

-Bienvenidos a mi hogar, Syrkei ¿Qué te trae hoy a mi humilde morada?- me pregunto levemente y con mucha amabilidad, cosa que no expreso cuando estábamos a punto de entrar en su vivienda, pero se atrevió a decir mi nombre frente a aquella humana, me tenía que pagar ahora que ya sabía mi nombre, maldición, esta vez no saldría beneficiado por la imprudencia de este demonio incompetente.

-¡No me llames por mi nombre!-grite de forma histérica.

-¡Así que ese es tu nombre!, es muy bonito.-dijo entre risas aquella humana que nada me agradaba, no comprendí porque no me molesto de sobre manera ese comentario tan infantil.

-Ángela, vete a algún lugar para que yo y sean podamos hablar tranquilamente, luego quedare contigo y discutiremos apropiadamente tu castigo.-ella me miro extrañada y se le ocurrió decir algo realmente no sé si fue por pura estupidez o inocencia.

-¿Puedo tomar un baño mientras ustedes hablan?

-Claro, no hay problema, al fondo está el baño.-argumento Sean señalándole el pasillo, ella muy gustosa, le agradece su acto y se retira a bañar tranquilamente, mientras nosotros proseguimos con la tan esperada charla.

-¡Aini!, esa es tu verdadera identidad.-lo señale con tal seguridad, pues su energía lo delataba, Aini uno de los duques infernales más poderosos del inframundo, la forma que posee ahora no es la original, pero él suele dar la respuesta verdadera en cuanto a asuntos de importancia, me lo encontré en un momento oportuno.

-Qué gran descubrimiento has hecho, te felicito futuro rey de lo apocalíptico.-dijo con un tono de gran respeto, pero de alguna forma sentí que no solo se dirigía a mí en esa expresión, me incomodo.

-Como sea, vine a hacerte unas preguntas, necesito saber, ¿dónde puedo encontrar al ángel que estoy destinado a encontrar?.

-Te responderé con la más certera de las respuestas que buscas, ese ángel que tanto anhelas, esta justo frente a tus narices, pero lo ignoras, puede que no veas sus alas, pero su esencia, su inocencia, son incomparables con el ser humano.- diciendo esto, en mi mente comenzó a revolotear un nombre, uno solo, Ángela, vi su nombre manchado con sangre en mi cabeza, Salí corriendo, Aini me grito algo, no le preste la más mínima atención, quería comprobar algo con mis propios ojos, entre al baño descubriendo que ella estaba allí, en todo su esplendor, mis pupilas se contrajeron, me inundo un calor muy profundo, sentía que mi corazón daba un vuelco, sin querer mi nariz comenzó a gotear sangre, vi unas alas blancas de gran y majestuosa magnitud mientras sobre el agua flotaban algunas de sus plumas, que belleza mas irresistible, me quede asombrado, pero mi observación fue interrumpida, un objeto, un grito, y la pérdida de conciencia cayeron sobre mi ser.

Desperté con algunos mareos recordando la escena, Ángela cubierta apenas con la toalla me arrojo un florero en la cabeza, lo cual dio resultados a mi estado actual, me levante sobre saltado pensando que estaba en esa situación, me golpee lamentablemente con la repisa que estaba cerca de mi cabeza dándomela en la frente y cayendo a la cama de nuevo, mi tiara se rompió, cayo partida en dos a la alfombra, Ángela acudió a mi auxilio en ese instante.

-¡¿Estás bien?!- se acerco a mí preocupada mirando el golpe de la frente, pero luego su expresión cambio a una de sorpresa y sonrojo de alguna manera, me encontraba sin ropa apenas cubierto con las sabanas, me cubrí bien, pero me di cuenta de otro detalle, mis alas y mi cola estaban a la vista, mi rostro se deshizo formando otra mueca una de seriedad, la tome del brazo antes de que ella decidiera dar un paso atrás, la abrase con el otro de la cintura evitando cualquier posible fuga, creí que todo eso era un sueño, tenerla tan cerca conducía a mis sentidos, que lujuria mas escalofriante, la empuje hacia mí, logrando de esa manera que ella se tropezara sin más y no tuviera más opción que poner una de sus manos sobre mi pecho para evitar sufrir tal caída, contemple su rostro sumido mas en el carmesí, no decía ni soltaba sonido alguno, divise sus labios, ligeramente pintados con un rosa suave, me incitaba tanto al más grotesco de los pecados y a romper toda regla de mi reino, estaba por robarle un beso sin que ella se opusiese, cuando de repente me interrumpió Aini e inmediatamente la aleje de mi soltándola de mi agarre, el a ver la escena una mueca de mucho odio se le expandió entre ceja y ceja, y gritando sin contención alguna me argumento.

-¡Aléjate de esa mujer!, no puedes relacionarte con ella, esta contra las reglas, ¡es nuestra enemiga!.

- Yo la traje, y yo mando, ¡no tu!, antes que las reglas de mi padre están mis necesidades.- respondí de la manera cercana a lo correcto, aunque posiblemente la más egoísta, infantil y cruel que encontré.

-Disculpen, pero…¿De qué están hablando?- pregunto con ingenuidad una vez más Ángela bañada en incógnitas sin respuestas posibles para sus dudas.

-¡Olvídalo!- dijimos ambos al unisonó.

-¡Claro!.- respondió sin queja aparente, o esta chica es muy educada o es muy tonta, nuevamente volví a pensarlo, otra vez, olvide que era un ángel.
avatar
Kurama

Masculino Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 02/03/2012
Edad : 27
Personaje Favorito : Kanda/ kagome/ sawako

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángel Fallen cap 4

Mensaje por Animes_girl el Jue Mar 15, 2012 6:16 am

sugoi me gusto OwO
ya quiero saber que va a pasar

______________________________________

Los Clubs en los que estoy OwO
Spoiler:





Si te gustan los Fanfics y Animes como a mi visitanos OwO:

http://www.otakusandfanfics.com

Tambien en Facebook

http://www.facebook.com/Otakus.and.Fanfic?success=1
Te esperamos!!!!!!!!
avatar
Animes_girl
ADMIN
ADMIN

Femenino Mensajes : 3536
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Personaje Favorito : Alexander Nikolaevich Hell, Ciel Phantomhive, Echizen Ryoma, Elle Lawliet, Inuyasha, Killua Zaoldyek, Sasuke Uchiha, Saotome Ranma, Toshiro Hitsugaya, and more OwO (mis ones nwn ♥ Klauh-one-sama ♥ y ♥ kokoa-one-chan ♥ )

Ver perfil de usuario http://www.otakusandfanfics.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.